FOTOREJUVENECIMIENTO

La piel dañada por el paso del tiempo requiere un cuidado especial para corregir los signos visibles del envejecimiento.

Beneficios: Reduce el tamaño del poro, la profundidad de las arrugas, manchas, rojeces y alteraciones de la piel mejorando su textura (acné).

Mediante el tratamiento de fotorrejuvenecimiento se produce un calentamiento en determinadas estructuras de la dermis, provocando una regeneración de colágeno.

Aplicación: Se emplea un equipo denominado AIPL (luz pulsada acumulada) que permite establecer parámetros personalizados a cada zona y paciente según fototipo de piel e intensidad necesarias, seleccionando así la longitud de onda apropiada para obtener óptimos resultados.
Además del área facial se pueden tratar cuello, escote e incluso dorso de las manos.

En tratamientos masculinos el área de la barba no se trata en personas que quieran evitar cualquier pérdida de pelo.

Se debe acudir preferiblemente sin maquillaje, ni autobronceadores en las zonas a tratar.

No se realiza en pieles recientemente bronceadas.

Posteriormente a la sesión pueden surgir pequeñas escamas transitorias o cambios de tono en zonas concretas que desaparecen al poco tiempo.

Es muy conveniente hidratar la piel cuidadosamente el día antes y una vez finalizada la sesión (protocolo incluido en el tratamiento), de esta manera la piel se regenera y aparece luminosa mucho antes.

Podemos Reforzar el tratamiento foto rejuvenecimiento alternando las sesiones con otros equipos previa valoración personalizada.

Sesiones: Generalmente se recomiendan 5 sesiores alternativas con 21 días de descanso entre sesión y sesión.
Es importante mencionar que los tratamientos de fotorejuvenecimiento no implican un número de sesiones determinantes si no orientativas. De ello depende el área tratada y las características de la piel.